Aceptación

 


No hablo de resignación, tampoco de adaptación o tolerancia; permito que la vida transcurra sin objeciones. Aceptación es, ante todo, la capacidad de aceptarse uno mismo, amarse tal cual uno es sin ver defecto en ello. La aceptación tiene relación con el auto reconocimiento, la valoración y la autoestima. No más culpa ni vergüenza. No más temor ni abstenciones.

Al cumplir 40 años tomé una determinación con firmeza: ser yo mismo. El propósito: conseguir la mejor versión de mí y disfrutar el aliento de vida tanto como sea posible.

Para ello dejé de vestirme, imitar y actuar para complacer a los otros. Comencé a formar mi destino.

Mi mayor voluntad fue vivir sin competir. Hasta la fecha tengo grandes satisfacciones; los amigos agradecen la transparencia. En la medida que uno se acepta, también se respeta y, por tanto, no puede menos que aceptar y respetar a los demás.

Vivir es una acto de júbilo y compartirlo es el jolgorio del amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

FRAGMENTOS RECOMENDADOS PARA UN CONFINAMIENTO

La Gota Fría