Entradas

"No dejes escapar la ira"

Imagen
Fueron los relatos de "No dejes escapar la ira" quienes me dieron a conocer como escritor. Tal vez muchos lectores recuerden el libro que fue publicado en 2001, editado por Letras Cubanas y con prólogo de José Antonio Michelena. Los 17 relatos estaban inspirados en hechos reales a partir de mis propias vivencias. El escenario fue el sanatorio para enfermos y portadores del virus que desencadenaba el sida. Los temas: sexo, angustia, odio; conflictos existenciales no resueltos y muchas, muchas preguntas. Pero sobre todo miedo, a tantas cosas.

La noche comienza ahora (Cuento)

Imagen
  Timbró tres veces y no descolgaron. No sé qué intuición me hizo pensar que era mi aviso. La reunión se detuvo un instante. Es para ti. A esta hora nunca me han llamado. Los ojos de los presentes me acechan. Permanezco con el teléfono en la mano sin querer articular palabra. ¿Sí? Del otro lado la voz tan conocida por el presagio. La voz que se comunicaría conmigo en caso necesario ya estaba aquí. Necesito hablarte. Ahora no puedo, estoy reunido. ¡Es urgente! Ya sé, no tienes que decirme nada: te repito, estoy reunido. Tenemos que vernos de todos modos; debo hacerte algunas preguntas. No respondo. Dejo caer el aparato y esbozo una sonrisa congelada. Cierro los ojos y veo la oscuridad, la tierra convertida en universo y un hueco inmenso como el final de una vida; el animal que araña su fatiga esperando que el disparo acabe con su agonía. Quizás los presentes no han advertido mi desorden, la reunión continúa sin contratiempos. El problema es interior. Ha sido una sorpresa aunque desde ha
Imagen
"La noche comienza ahora" también fue mi primer cuento - escrito en 1993. Escribo por compulsión; si tengo la necesidad de decir algo. En aquél primer momento quise dejar constancia de un suceso traumático que sacudió mi vida y me convirtió en escritor. Parafraseando el título del libro homónimo pude decir entonces: "El escritor comienza ahora".  

Mi primer libro

Imagen
Mi primer libro "La noche comienza Ahora" fue un cuaderno de 5 cuentos patéticos y descarnados con la temática del VIH. Se publicó en Cuba en 1998. Editado por José Antonio Michelena en Ediciones Extramuros. Incluía "Gunilla" y "De Nalgas al fondo" - cuento premiado en el Encuentro Nacional de Talleres Literarios1995.

Corazón con nudos (Plaquette del Banco de Ideas Z, 1994)

Imagen
En la década del 90 Cuba sufrió una visceral crisis social y económica que se expresó en disconformidad y éxodo del pueblo. Ante el cierre aparente de las editoriales, fueron las plaquettes o folletos de bajo costo, la alternativa para dar a conocer a la nueva generación de escritores. Corazón con nudos," brindó una muestra sintomática de la poesía y narrativa del Taller "La Montaña Mágica", donde personas seropositivas, enfermos de SIDA o seronegativos relacionados íntimamente con el flagelo, hacen causa común y aúnan sus sensibilidades para penetrar por tortuosos senderos en busca de respuestas." (del Prólogo de Lourdes Zayón, Asesora Literaria).  

Casiopea. Monólogo escrito para Sumiko, niña de seis años.

Imagen
Se ha dormido y me pregunto si va a despertar. Tarda mucho en moverse. Pienso que está triste por vivir sola dentro de la palangana. No tiene mucho paisaje. Si alza un poco el cuello, sólo verá los mosaicos de la cocina. Cuando le hablo no responde. Se ha olvidado de mí y tengo pena. Entonces... qué puedo hacer. Ya he intentado tantas cosas. Le digo secretos al oído, pero se resiste a mover una pata. Está dormida, está dormida. Sólo en eso quiero pensar. ¿ Qué haré? Ella es mi fantasía; es la jicotea que resume mis sueños. Por eso se llama Casiopea. Antes era feliz, pero parece que se aburrió de la misma piedra. Necesita algo más. Yo no puedo ofrecerle tanto. Quisiera tenerla conmigo, soy su amiga. Pero si continúa así... los amigos debemos ayudar a los amigos. El dolor de perderla no será un sacrificio. Si su libertad acabará de una vez con su sueño, entonces que sea libre. La amistad no es un compromiso. La llevaré al río para que pueda encontrar a otras Casiopeas. Le daré un beso y

Casiopea. Literatura infantil.

Imagen
Sumiko tenía 6 años cuando enfrentó lo que ella llamó su primera muerte familiar. Había muerto Casiopea, la jicotea que ella amaba. Sumiko que siempre fue una niña alegre, curiosa, divertida, estaba triste y a mí no me gustaba verla llorar. Entre su tía Lourdes (mi asesora literaria) y yo, inventamos una historia para animarla. Le dijimos que la jicotea se había puesto triste de vivir tan sola en su palangana. Por eso cerró los ojos y no se movió más. Había que llevarla al río, liberarla, para que conociera otras jicoteas. Acompañada de su tía la llevó al río, la colocó con suavidad en el agua y le dijo: ya puedes abrir los ojos. Así nació mi primer cuento infantil: “Casiopea”. Sumiko consiguió memorizar e interpretar el texto. Ella ha sido la actriz más joven que ha asumido mis creaciones literarias. Con seis años, Sumiko presentó “Casiopea” en el marco del Festival de Espectáculos Unipersonales y Monólogos de Arroyo Naranjo en el cine Alegría en 1996. Me complace decir que la