viernes, 3 de diciembre de 2010

Opiniones sobre el libro En un Rincón Cerca del Cielo

Libros como los de Miguel Ángel Fraga nos retuercen nuestra conciencia cívica; nos convierten en carceleros anónimos que coadyuvamos, directa o indirectamente, a una política de salud errada, absolutamente arcaica, medieval.
[Mirta Suquet. Rostros del VIH/SIDA en la literatura cubana: construcción de una identidad entre la sujeción y la oposición. Ponencia presentada en el IV Congreso Internacional sobre Creación y Exilio, Con Cuba en la Distancia.]


En un rincón cerca del cielo narra sobre el encierro en el hospital y la disciplina que allí imponen las autoridades sanitarias, representantes del poder político y del capital ético imperantes. Aquel microcosmos expresa, como pocos libros de nuestro país, las grandezas y miserias nacionales de estos últimos cincuenta años. El pluralismo humano, político, sexual y profesional es el factor principal que asegura la credibilidad, muy alta, del libro. Más allá del carácter testimonial, realista, de las cifras mencionadas, de la ubicación geográfica, todos datos verificables, el tratamiento a los pacientes refleja muy bien nuestras enfermedades emocionales, morales, económicas y sociales, y los tratamientos que nos damos para sobrevivir, curarnos o aceptar nuestra propia extinción. La escasez de alimentos fuera del sanatorio y la generosidad de Castro al donar puercos, frutas y jugos marcan la paradoja que afecta a este líder todopoderoso y a la vez incapaz de multiplicar peces y libertades. El libro es un prodigioso balance de medio siglo de experimento político-social con el tema dominante de la enfermedad, de los enfermos y del poder totalitario que enclaustra, trata, cuida, controla, abastece, clasifica, aísla con muros o cercas de alambre y aloja a sus sujetos contaminados y contaminantes.
[Rafael E. Saumell. Ph.D. Professor of Spanish Department of Foreign Languages, SHSU.]


Si el libro de Fraga estuviera conformado solamente por los testimonios de los portadores del VIH y los enfermos de SIDA, por supuesto que fuera valioso, pero, en tanto incorpora, además, entrevistas con médicos, sicólogos, trabajadores sociales y familiares de los seropositivos, brinda una multiplicidad de visiones que lo enriquece notablemente y refuerza su valor. La prehistoria e historia del VIH/SIDA en Cuba, su tratamiento y la estrategia del estado cubano al respecto encuentran aquí respuestas diversas que en algunos asuntos se tornan divergentes, e incluso colisionan. La expresión de todas esas voces democratiza el espacio del texto y compulsa al lector a ser un receptor activo, obligado a procesar la información y sumarse al debate. Todo el libro está estructurado sobre esa confrontación de ideas y conceptos. Diez de los entrevistados (cinco hombres y cinco mujeres) son seropositivos; ocho, son funcionarios, especialistas, o empleados del sistema de salud; dos, perdieron a sus seres más queridos en esta trama. La variada composición sociocultural de los portadores-testimoniantes, así como su diversidad en cuanto a preferencias sexuales, aporta matices al conjunto.
[José Antonio Michelena. El sida desde adentro. Cultura y Sociedad no. 2, febrero 2009.]


Soy un lector apasionado y comencé a leer el libro un sábado a las 2:00 de la tarde... y no pude parar de leerlo hasta terminarlo bien entrada la madrugada. Sin duda alguna estaba en presencia de una joya que vale la pena coleccionar, que vale la pena leer y volver a leer, una lectura obligada. ¿Cómo lo calificaría? Impactante, dramático, testimonial, humano… una denuncia social.
[Jorge Félix. En un rincón cerca del cielo. Una lectura obligada. Semanario digital “El Veraz”.]


En su libro En un rincón cerca del cielo, Fraga vuelve a enfrentarse con su internamiento en el sanatorio de Santiago de las Vegas. En Cuba lo hizo mediante cuentos, ahora usa varios géneros literarios al mismo tiempo: ensayo, testimonio, diario y trabaja con entrevistas. El ensayo nos presenta el mundo del sanatorio, nos da informaciones sobre la política sanitaria y el tratamiento en el sanatorio. Los fragmentos del diario le dejan participar al lector en la situación sentimental de Fraga en aquel tiempo. Con las entrevistas y los testimonios nos deja participar en el mundo de los pacientes, pero también de los funcionarios. Los testimonios le permiten al lector entrar en un mundo desconocido y verlo desde varias perspectivas. Parece interesante que Fraga use el género de la literatura testimonial, que es una de los frutos del sistema revolucionario, inaugurado por Miguel Barnet. Posiblemente es la única manera de prestar su voz o mejor dicho su letra a la gente sin rostro y sin propia historia dentro de un sistema socialista.
[Artur Budnik. La literatura cubana sobre el SIDA en Cuba y en el exilio. Ponencia presentada en el IV Congreso Internacional sobre Creación y Exilio, Con Cuba en la Distancia.]


Cuando leamos las páginas que componen este libro, veremos que la lucha no es personal, que nada tiene que ver con la libertad y la justicia, que son palabras que nadie entiende con exactitud. Cuando Miguel realizó sus entrevistas, su propósito era que los afectados expulsaran sus sentimientos con palabras que nos golpean el rostro; para decir lo que es la humanidad; para destrozar el mundo que hemos creado. (...) Con su nuevo libro, Miguel Ángel Fraga va hundiendo cada vez su huella en la literatura que nos sorprende, que nos deja callados, anonadados por la madurez de su estilo y por las excavaciones que hace en el lado oscuro de nosotros mismos.
[Jorge Tarride. El Tabo. Chile.]


En un rincón escuchamos más que leemos las historias de discriminación, de vejámenes, contadas por los propios enfermos, pero también de resistencia, de solidaridad, y de afirmación humana. A esto hay que añadir los valiosos anexos, sobre todo en lo concerniente a la información estadística, que hace de este libro uno de imprescindible consulta para todos los interesados en la investigación del SIDA en Cuba.
[La Habana Elegante/ segunda época/ Invierno/ Ecos y Murmullos.]


Sobre HIV/SIDA se ha hablado mucho, a nivel internacional, pero casi siempre como un problema 'de los que no lo tienen', o de países y continentes. Son pocos los testimonios personales, y los que hay, mencionan a un trágico destino -por ejemplo las películas 'Philadelphia' y 'Antes que anochezca'. Aquí hay una colección de testimonios personales tan auténticos como conmovedores. Se cuentan hechos poco conocidos sobre cómo se pensaba 'solucionar' un problema mundial, de forma nacional en un país, Cuba, que para los suecos siempre ha sido 'exóticamente interesante y políticamente curioso'.
Todo lo que esté 'basado en hechos reales' parece ahora ser de gran moda, y más dramático sea, mejor resulta. Aquí tenemos a decenas de testimonios de personas que ya no pueden contar nada más. A través del libro, uno de ellos da voz a todos, y esperanza a muchos.
[Helena Persson, traductora.]


(Algunos de estos fragmentos fueron publicados como reseña en Arcos de Reflejo) Si te interesa comprarlo pincha aquí.

2 comentarios:

Jorge Ybarra dijo...

Muy buenas críticas, felicidades.

Anónimo dijo...

Qué buenas las opinionens sobre 'el Rincon' :-)

Un beso,

H