Casiopea. Literatura infantil.


Sumiko tenía 6 años cuando enfrentó lo que ella llamó su primera muerte familiar. Había muerto Casiopea, la jicotea que ella amaba. Sumiko que siempre fue una niña alegre, curiosa, divertida, estaba triste y a mí no me gustaba verla llorar. Entre su tía Lourdes (mi asesora literaria) y yo, inventamos una historia para animarla. Le dijimos que la jicotea se había puesto triste de vivir tan sola en su palangana. Por eso cerró los ojos y no se movió más. Había que llevarla al río, liberarla, para que conociera otras jicoteas. Acompañada de su tía la llevó al río, la colocó con suavidad en el agua y le dijo: ya puedes abrir los ojos.

Así nació mi primer cuento infantil: “Casiopea”.

Sumiko consiguió memorizar e interpretar el texto. Ella ha sido la actriz más joven que ha asumido mis creaciones literarias. Con seis años, Sumiko presentó “Casiopea” en el marco del Festival de Espectáculos Unipersonales y Monólogos de Arroyo Naranjo en el cine Alegría en 1996.

Me complace decir que la carrera artística de Sumiko despegó con aquel suceso. Hoy, ella es mamá y les canta y cuenta cuentos a sus hijos, en especial, aquella historia que le dio vida eterna a su Casiopea.

Foto: Cortesía de Sumiko, en el cine Alegría. A sus pies, sobre el escenario, la jicotea dormida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

FRAGMENTOS RECOMENDADOS PARA UN CONFINAMIENTO

La Gota Fría