El ladrón de historias

 

Así nombré el compendio de relatos que se publicaron trimestralmente en la revista de una de las asociaciones gay de Malmö. El cosmos de la sexualidad es complejo y mis narraciones no pretendieron abarcar todos sus componentes. Tomé lo más sobresaliente del abanico de fetichismos y parafilias que tienen respaldo en la voluntariedad y el deseo. Como soy consciente de los prejuicios que asfixian el auto-reconocimiento de ciertas prácticas sexuales, la literatura me dio la oportunidad de revelar con anécdotas el mundo subterráneo de las pasiones y las quimeras.

A mi Helena Persson agradezco su valentía de traducir al sueco los relatos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

FRAGMENTOS RECOMENDADOS PARA UN CONFINAMIENTO

La Gota Fría