Entradas

Mostrando entradas de 2021

Saludable es el sexo

Imagen
  La palabra sexualidad incluye a su vez la palabra salud y todos sabemos lo saludable que es el sexo. La imaginación no tiene límites y el humor es un componente de nuestra imaginación, sólo así logramos gozar de buena salud y de buen sexo. Mis relatos fetichistas narran con humor y lenguaje explícito un espectro de intenciones que va más allá del miedo y la censura.

Relajación maravillosa

Imagen
  Es uno de los cuentos del cuaderno de relatos fetichistas. Fue llevado a escena por Teatro del Arcoíris en 2012 en Malmö . El actor mostraba las plantas de los pies, animándolos, como si de un teatro de marioneta se tratara. Mientras tanto leía el texto cómodamente al otro lado del telón.

El ladrón de historias

Imagen
  Así nombré el compendio de relatos que se publicaron trimestralmente en la revista de una de las asociaciones gay de Malm ö . El cosmos de la sexualidad es complejo y mis narraciones no pretendieron abarcar todos sus componentes. Tomé lo más sobresaliente del abanico de fetichismos y parafilias que tienen respaldo en la voluntariedad y el deseo. Como soy consciente de los prejuicios que asfixian el auto- reconocimiento de ciertas prácticas sexuales , la literatura me dio la oportunidad de revelar con anécdotas el mundo subterráneo de las pasiones y las quimeras. A mi Helena Persson agradezco su valentía de traducir al sueco los relatos.

¿Qué escribir en Suecia?

Imagen
  El escritor, aunque no lo quiera, algo habrá de encontrar para suplir la necesidad de escribir. Había encontrado nuevas amistades y me permitía nuevas experiencias; sobre todo la perspectiva que ofrece el intercambio cultural con personas de orígenes y con vivencias diferentes. También tenía la posibilidad de conocer/admirar países y paisajes, visitar museos y catedrales, empinar el codo en cafés y tabernas: noches de bohemia. La oportunidad y la diversidad de temas para escribir estaban a la vista, pero ¿ qué realmente era interesante para mí? Fue un período de asimilación que alargué lo más que pude y disfruté al máximo, por supuesto. Mi vínculo con una de las asociaciones gays de Malmö me motivó a escribir para su revista cuentos erótico-fetichistas. Fue mi primer intento literario en Suecia. Si ya había escrito en La Habana “Cuentos del amor escandaloso” de temática lésbico-gay, ahora, sin censura, incursionaba en la sexualidad explorando todas sus aristas.

Primera condición para la aceptación

Imagen
  No podré ser aceptado si primero no me acepto yo mismo. ¿ Cómo pretender que los demás me quieran si no me quiero yo? La no-aceptación genera conflicto y me hace suponer que el mundo es quien no me comprende. Por eso me enfado, me aíslo o me deprimo; lucho con encono por ser aceptado, critico al sistema, a la gente, y genero nuevos conflictos. Cuando me di cuenta que no no podía vivir con armonía si estaba declarando la guerra, vislumbré otro universo de comprensión. Si lanzo piedras no puedo recibir flores. El verdadero conflicto no estaba allá fuera sino en mi mente. Desde pequeño asimilé creencias infundadas en la moral, la ideología y la religión. Ellas moldearon mi carácter y personalidad; por consecuencia, mi infelicidad. Cuando fui consciente de esto, dejé de enmascarar mi comportamiento y sentirme culpable. El efecto de la auto-aceptación lo noté cuando, de repente, me sucedieron encuentros y reencuentros con nuevos y antiguos amigos. Entré en círculos donde fui fácilmente ac

Aceptación

Imagen
  No hablo de resignación, tampoco de adaptación o tolerancia; permito que la vida transcurra sin objeciones. Aceptación es, ante todo, la capacidad de aceptarse uno mismo, amarse tal cual uno es sin ver defecto en ello. La aceptación tiene relación con el auto reconocimiento, la valoración y la autoestima. No más culpa ni vergüenza. No más temor ni abstenciones. Al cumplir 40 años tomé una determinación con firmeza: ser yo mismo. El propósito: conseguir la mejor versión de mí y disfrutar el aliento de vida tanto como sea posible. Para ello dejé de vestirme, imitar y actuar para complacer a los otros. Comencé a formar mi destino. Mi mayor voluntad fue vivir sin competir. Hasta la fecha tengo grandes satisfacciones; los amigos agradecen la transparencia. En la medida que uno se acepta, también se respeta y, por tanto, no puede menos que aceptar y respetar a los demás. Vivir es una acto de júbilo y compartirlo es el jolgorio del amor.

El Perdón

Me he perdonado la peor traición. la peor traición que es traicionarme a mí mismo. Me he perdonado el NO Puedo y el NO Quiero y al hacerlo lo he sustituido por Podría Me he perdonado hacer aquellas cosas que no quiero hacer. Me he perdonado no hacer lo que realmente quiero. Hoy me he perdonado. Y cuando digo perdón, lo digo en serio, sin vergüenza. He perdonado mis miedos mi cobardía. He perdonado mi lasitud mi pereza. He perdonado además mi avaricia, mi egoísmo, mi frustración. He perdonado mi orgullo y mi prepotencia. Todo lo que soy. Estoy tranquilo. Estoy en paz. Me acepto y me amo como soy. Al perdonarme he perdonado todo lo que me rodea que también merece mi perdón. Y al hacerlo también te he perdonado a ti, a ti y a ti. ¡Cómo no iba hacerlo si me he perdonado yo!

El perdón es la mejor medicina

Imagen
  La mayoría de las personas desean el bienestar que significa estar y sentirse bien. En otras palabras es paz y armonía. ¿ Puede alguien alcanzar este estado teniendo deudas pendientes? ¿ Puede alguien que guarda rencores sentirse dichoso? ¿ Es realmente placentero recordar cada día el pasado y alimentar planes de venganza? Estos comportamientos y distracciones, lejos de la paz, conducen al estado o sentimiento contrario: el malestar. El perdón fue mi elección para someter el resentimiento, el odio y la culpa. No lo conseguí de manera inmediata, había muchas emociones con las que lidiar y eliminar. Para que el proceso de transformación tuviera sentido miré en mi interior y me perdoné a mí mismo. Sólo sanando interiormente podía perdonar a los demás. *** El perdón es reconocer que somos inocentes, que no hay error ni nunca lo hubo. Perdonar es trascender al Ego; dejar de juzgar si alguien merece ser perdonado o no. Todos merecemos recibir el perdón de la misma forma que merecem

Al pasado no quería volver

Imagen
  Mis escritos literarios traían al presente mis vivencias sanatoriales, pasado al que no quería volver. Eran como una astilla en el dedo, dolía y yo no sabía como sacarla. El trabajo de organización de la papelería se alargó durante años. Cada vez que volvía a ella aparecía el miedo, me invadía la angustia. La literatura comenzó a resultar incómoda. Por un lado quería dar a conocer mis escritos, publicarlos. Por otro lado ya no me reconocía en ellos. El día que terminé de transcribir las notas del diario de vida en el sanatorio, junto con la satisfacción de haber terminado la tarea, sentía aflicción. A la puerta tocó mi amiga Cuqui que pasaba para saludar. La abracé sin pedir permiso y lloré en sus hombros como un crío. Ella me abrazó también y sin preguntarme la razón de mi llanto, lloramos los dos. No más. Ya es suficiente -le dije.“En un rincón cerca del cielo” - el libro de entrevistas y testimonio, salió a luz diez años después de haberme radicado en Suecia (2008) gracias a la a

Quería experimentar, vivir.

Imagen
  No necesitaba escribir nada nuevo, quería experimentar, vivir. Aunque, para ser honesto, no eché al olvido el pasado. Mi labor literaria en aquellos años consistió en organizar y reescribir el material escrito en Cuba. Por primera vez tenía una computadora en casa y como de tecnología sabía bien poco, la utilicé como máquina de escribir. ¡ Qué alegría ver mis escritos en formato digital!

Adaptación y asimilación

Imagen
En Cuba, por disparatado que parezca, me había acostumbrado a vivir bajo un régimen de vigilancia y culpabilidad. Necesitaba pases o permisos para salir y entrar al sanatorio. Las autoridades sanitarias me habían concienciado que yo era un peligro social, cualquier conducta o comportamiento inapropiado ponía en peligro mi condición de garante (persona responsable que podía andar por la calle sin acompañantes). Era extremadamente importante mantener esa condición y por eso idee estrategias para conservar el garante a como diera lugar. Me acostumbré a vivir y comportarme de aquella manera al punto de convertirlo en un hábito. La vida es un continuo proceso de cambio y adaptación. Con mi experiencia anterior, todo lo que encontré en Suecia fue bueno para mis ojos. Apenas veía policías, nadie me paraba en la calle para pedir mi identificación. ¿ A quién le importaba mis intereses privados, mi sexualidad o mi pensamiento político? Podía entrar y salir del país todas las veces que quis

He llegado a casa

Imagen
  Los primeros años de mi vida en Suecia fueron de contemplación y reconciliación. Contrario a lo previsto, no ahondé en mis resentimientos ni me alimenté de ellos. Había llegado a un mundo tan diferente del que había salido que cargar con el rencor, el odio y los sentimientos de venganza me hubiera retrasado disfrutarlo. Escribir sobre el pasado viviendo un presente tan hermoso era un acto de masoquismo. Yo quería vivir. Latitud, huso horario, clima, cultura, hábitos, alimentación, aire… Prácticamente todo era diferente, hasta el comportamiento y la disciplina social. No podía escribir sobre lo que no conocía, tenía primero que observarlo como un niño que hace preguntas y se interesa por todo. Estaba agradecido y feliz de haber cruzado el Atlántico. Lo que sí extrañaba era la intensidad de la luz del Caribe. A Suecia llegué en otoño cuando las noches comienzan a ser más largas; los paisajes todos los veía monocromos. Con los días y la adaptación fui descubriendo los colores, compren

La mayor parte de mi producción literaria

Imagen
La mayor parte de mi producción literaria la he escrito en Cuba en un ajustado período de tiempo. Entre 1992 y 1997 escribí con intensidad, con furia, temiendo que no me alcanzara el tiempo. Me convertí en escritor por necesidad, para sobrevivir. La literatura fue mi gran terapia. Gracias a ella desahogué mi ira y exorcicé mis demonios. No era de extrañar que mis temas favoritos fueran escabrosos y punzantes. Me reconocía como un autor compulsivo que, como el escorpión encerrado en un círculo de fuego, combatía contra un enemigo invisible. Para mi buena suerte, evité clavarme mi propio aguijón. La llegada a Suecia, a finales del año 97, cambió radicalmente mi vida: del encierro a la libertad, de una la isla a un continente. Después de sobrevolar el mar Atlántico fui consciente de la transformación. Aquí comencé a sentirme y ser tratado como persona. Ya no era escoria ni enfermo. Tampoco víctima: era persona. Nadie me vigilaba ni tenía yo que dar razones para explicar a dónde iba; hast

Olvidó que me quería, mi primera novela

Imagen
  Dos jóvenes deciden llegar vírgenes al matrimonio, un marido escribe cartas desesperadas a un hipotético amigo, un adolescente es acusado de violar y asesinar a una octogenaria dama... Tres historias que progresan simultáneamente con el centro unificador de la ciudad de La Habana y su entorno. Mi primera novela. Olvidó que me quería. Editorial Aduana Vieja, Valencias, 2008. "Olvidó que me quería" es el resultado de la fusión de tres cuentos que, por su extensión, no se podían incluir en un cuaderno de relatos ni publicar por separados. Los tres cuentos tienen un tema común: el desamor. Los protagonistas son personajes obsesionados por ideas febriles opuestas a la opinión de un mundo racional y conservador. Dos de las historias - la del escribidor y la del adolescente - son aberrantes y mórbidas, pero las aventuras de Desabel y Odlanier, por su frescura, consiguen que el lector respire y continúe la lectura. Siempre quise escribir un libro así, paradoxal, de encuentr

Agradecimientos. Entrevistas y testimonios sobre el Sida en Cuba

Imagen
En un rincón cerca del cielo. Entrevistas y testimonios sobre el Sida en Cuba. Editorial Aduana Vieja, 2008. El libro fue dedicado a los corazones sensibles, a los protagonistas del libro y a mi propio corazón. Muchas son las personas a las que debo agradecer, en especial a los que ofrecieron sus testimonios. También a Lourdes Zayón, luz de este libro; a José A. Michelena, por su empeño en sacarlo adelante; a Raúl Núñez por su ayuda en la transcripción de las entrevistas; a Mirta Suquet, por su asesoría; y a todos los que de alguna manera colaboraron en este proyecto. Gracias. El dibujo corresponde a una evaluación sicológica en el sanatorio de Santiago de las Vegas (1993) donde me pidieron que dibujara una figura humana.

Extracto del prólogo del libro “En un rincón cerca del cielo”

Imagen
  Después de escribir los relatos ” No dejes escapar la ira” en 1994, pensé que el siguiente trabajo sería una novela que recogiera de manera general (o parcial) información sobre Villa “Los Cocos”. Para eso, inicié las pesquisas con los pacientes más antiguos del lugar y el trabajo resultó una investigación de un problema difícil de componer en ficción. Teniendo tanta relevancia las opiniones y vivencias de los entrevistados, continué el trabajo desde un plano más integral para ofrecer el sentir de aquellos que han convivido con o muy cerca de la pandemia durante angustiosos años. Para ello elaboré dos cuestionarios: uno para los trabajadores y otro para los pacientes atendiendo a las cuestiones que, por mi condición de seropositivo, me preocupaban. En sentido general, eran las mismas preguntas ajustadas a los entrevistados. Luego, durante los encuentros, aparecieron nuevas interrogantes. Todos los encuentros fueron grabados. Por miedo al micrófono, algunos de los entrevistados f

En un rincón cerca del cielo

Imagen
  El título establece una analogía con el sanatorio de Santiago de las Vegas, lugar de reclusión para aquellos que iban a morir. Aquel sanatorio no era un sanatorio para sanar, sino para esperar la muerte. Sin ambages reconozco que este libro de testimonio es mi mayor legado al estudio social de la pandemia del vih/sida en Cuba. Fue un compendio oportuno y necesario que se concibió en el momento y lugar preciso. Vivía yo en el sanatorio para pacientes vih/sida y escribir cuentos inspirados en el tema no me pareció suficiente. El verdadero material, la información precisa, estaba allí. Yo vivía con las personas que tenían una estrecha relación con el vih, los primeros diagnosticados, los primeros profesionales que trataron la pandemia (médicos, enfermeros, sicólogos); conocía a familiares de pacientes. Todos aquellas personas tenían cosas importantes que decir, sufrían la discriminación y el azote de la enfermedad de una u otra manera. Mi labor y mi compromiso como escritor fue reco

Crítica y Ensayos

Imagen
Sin dudas los cuentos más apreciados por los críticos y periodistas han sido “De nalgas al fondo” y “Gunilla”, cabe además mencionar “La noche. Otra vez la vida”. También los libros “No dejes escapar la ira” y “En un rincón cerca del cielo”. Por fortuna, estos títulos no pasaron inadvertidos para el ojo crítico y el análisis literario, así que airosos atravesaron los intersticios académicos de la poscrítica de Margarita Mateo, el placer como conquista que refiere Víctor Fowler y el discurso gay en la literatura cubana que investigó Pedro Pérez. Por añadidura, fueron resaltados por José Antonio Michelena en su compendio de artículos concernientes a la crítica de literatura y artes. A continuación relaciono los libros. Ella escribía poscrítica. Margarita Mateo. Ediciones Abril, 1995 La maldición – una historia del placer como conquista. Víctor Fowler. Editorial Letras Cubanas, 1998 Del portal hacia adentro. Pedro Pérez Rivero. Editorial El Mar y la Montaña, 2002 De Sodoma vi

Irreverente Eros

Imagen
  Irreverente Eros es la antología de dieciséis cuentos eróticos cubanos que compiló Pedro Pérez Rivero. Editorial José Martí, 2001. Según se lee en la contraportada del libro: “Un sello muy especial, el tratamiento del Eros, caracteriza la cuentística cubana de los años noventa. La narración ha penetrado en la intimidad del verbo para plasmar de forma certera vivencias hasta el momento recluidas en el ámbito tabú.” “De nalgas al fondo” –mi cuento doblemente premiado en el Encuentro Nacional de Creadores Literarios y en el Festival de Monólogos y Unipersonales de Arroyo Naranjo –, mereció ser incluido en la antología. Según la opinión de Pedro Pérez “es el cuento de más crudo realismo del volumen”. Más adelante añade: “Con señales precisas en un ambiente, esta pieza de Miguel Ángel Fraga introduce el flagelo del SIDA, ya no como referencia ajena o alerta propagandístico, sino desde dentro la tormenta. Un pariente tan ácido encuentra no obstante en esta experiencia un destello esperanza

SIETE DESPRECIABLES MINUTOS

Imagen
  SIETE DESPRECIABLES MINUTOS de "Cuentos del Amor Escandaloso" (2001). La relación de amor entre dos mujeres es una de las narraciones más poéticas que he escrito. Aquí les dejo fragmentos del cuento. Está ahí sentada mirando el mar, despeinándose con una rara expresión de desconsuelo. (… ) No tiene esperanzas pero espera, aún quedan algunos minutos para que oscurezca del todo y espera. "Tus manos no son vulgares. Nunca podrán serlo. No hacen falta largos dedos ni uñas cuidadosamente pintadas. No me gusta la perfección, prefiero la maravilla que logras con ellas, ese irregular movimiento telúrico que me traslada a no sé qué confín de la tierra donde coexisten lo humano y lo divino. Tus dedos trabajan en mi cuerpo, incansables. En ellos está todo el placer de un siglo y yo así convulsa, pusilánime, diva de ayes. ¿Adónde me llevas? Creo que he dejado de existir después del primer orgasmo." Otra mujer, lejos del mar, ha sido poseída por su hombre muchas veces, cientos

¡Qué clase de hombre! (En sån karl)

Imagen
“En sån karl” (¡Qué clase de hombre!) - pieza en un acto - fue escrita por Tobias Kralmark en 2016 a partir del cuento y monólogo “Allegro con brío” - y presentada por Regnbågsteatern en MAF durante Malmö Pride 2016. Tobías consiguió dar vida a todos los personajes de la historia en una reflexiva tragicomedia. Sinopsis de la obra: El hombre, con su bata de baño, espera a que un apuesto joven toque el timbre. Lo que no sabe es que su hijo lo visitará y ha invitado con él, a su novia y a su madre al apartamento. A partir de este momento se suscita la discusión en el núcleo familiar. ¿Puede el padre de familia ser un hombre gay que tiene relaciones sexuales con hombres más jóvenes? ¿Fue el matrimonio una mentira? ¿Y los hijos, el resultado de esta mentira? ¿Podemos realmente elegir a la persona que amamos con independencia de la familia? https://regnbagsteatern.se/.../medverkande/tobias-kralmark/

Un día el sol puede ser luna - Allegro con brío

Imagen
De "Cuentos del amor escandaloso" destacan dos relatos concernientes a la relación entre padre e hijo. "Un día el sol puede ser luna" son las reflexiones del hijo sobre su padre homosexual. "Allegro con brío", las reflexiones del padre, hombre mayor de 60 años, que asume su sexualidad sin autoengaño ni reproches. La interacción y dinámica de estos cuentos me brindó la posibilidad de concebir un monólogo para Teatro del Arcoíris en 2012 donde el actor Per Öhlin interpretó los personajes de hijo y padre.
Imagen
  Otra vez el personaje de un travesti vuelve a ser el protagonista de uno de mis libros. En "Cuentos del amor escandaloso" es La Gorda de "Primavera, tú no estás sola" quien sobresale por su frescura y manera de contar su historia. Aunque no es el prototipo de belleza que ella espera de sí misma, no duda en reafirmar su autoestima: "Sí, soy gorda, ¿y qué? El personaje fue llevado al teatro de inmediato, primero en España, por el actor Fernando Pelegrín quien lo interpretó como versión femenina del negrito del teatro vernáculo cubano. En Suecia, el actor Håkan Sleman adaptó el monólogo a situaciones y escenarios suecos para que el personaje mantuviese su hilaridad y al mismo tiempo, credibilidad. Es sin duda La Gorda, un personaje entrañable.

Cuentos del amor escandaloso

Imagen
  "Cuentos del amor escandaloso" (2001) fue mi cuarto libro - y al día de hoy, ya no son tan escandalosos como el título asegura. Es un fresco del amor en su diversidad, la capacidad humana de amar y sentirse atraído por personas que difieren de la heteronormativa. Es un libro propiamente HBTQ+ donde los personajes de un cuento interactúan con los de otros cuentos, porque todos pasean, van y vienen, por el escenario de luz y color de La Habana.
Imagen
Cabe destacar que el cuento "Nacha" del libro "Cuentos de lo Probable, lo Posible y lo Imposible" (Editorial Génesis, 2000) fue incluido en PervertiDos, Catálogo de parafilias ilustradas. Colección Vagamundos. Libros ilustrados. Ediciones Traspiés.

Del náufrago y su rescate (cuento)

Imagen
Fue probable que el náufrago después del siniestro braceara infatigablemente hasta alcanzar una de las tablas de la desaparecida embarcación. Fue posible que en medio de aquel mar tan sobrecogedor, al terminar la tormenta, como único sobreviviente astillara un pedazo de madero para grabar en él, con una navaja, los caracteres que referían su desgracia y lo introdujera en una botella encontrada al azar y recién taponada para que la suerte se encargara de llevar el mensaje al confín de la tierra. Pero lo que resulta verdaderamente imposible es que la botella flotara por más de doscientos cincuenta años sobre los mares del Pacífico y que un día cualquiera del siglo XX fuera a estrellarse contra las rocas, una tarde de marea baja, muy cerca de unos niños nipones que sin advertirla, cazaban cangrejos saltando sobre los dientes de perros.

Cuentos de lo probable, lo posible y lo imposible

Imagen
  Cuarenta y dos narraciones. Más allá de la búsqueda de la felicidad o la armonía, estos cuentos dejan un sabor amargo. Es un libro que al pensar en ”El retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde, devuelve al lector su propia imagen. Cuentos de lo probable, lo posible y lo imposible (Editorial Génesis, 2000 ) no pretende agradar al lector ni construye moralejas. Mi intención fue mostrar de manera tangible y sin ambages algunos aspectos de la moralidad que tradicionalmente conocemos como falsa moral burguesa o católica. Pero los burgueses ni los católicos son culpables de tantos arrastres sociales que por años han azotado al mundo. Ninguna sociedad ha quedado exenta de la censura y los vetos. Trascender los límites puede ser peligroso. Quizá por ello, con agresión y mórbida sinceridad, expongo temas que pocos autores se atreven a tratar como la sexualidad en sus diferentes filias, el suicidio y la violación. Narraciones a veces surrealistas con tendencia a lo abyecto; la incomunicació

Tragar, gustar, tragar (Cuento, fragmento)

Imagen
  Desperté en un área que más bien me pareció el lugar donde se llevaban a cabo los preparativos de un festín. No era propiamente una cocina ni almacén, sino un espacio apropiado con instrumental necesario para mi preparación y un personal adecuado para estas funciones. Fui debidamente tratado sobre una mesa, rasurado y aseado. Para mi interior, utilizaron prácticas de enjuague a través de enemas con el propósito de extraer los residuos adheridos a las paredes intestinales. Fui volteado varias veces y adobado con sales, ajo, cebolla, vinagre y limón. Luego pasé a otra cámara y sentí un vapor intenso. Sobre una parrilla colocaron mis muslos, esperaron que el calor arrugara la piel. Pensaba en la inutilidad de imaginar una salida o creer en otra muerte en el caso de que esta no fuera la única. Un hueco inmenso en mi cuerpo, sin sentido de un final movido a risa. En este estado el dolor ya no era dolor sino impaciencia de observar lo que va quedando de uno. Poco a poco penetré en un letar

Cuentos escritos con dolores de parto

Imagen
  Aunque una vez quise incinerar algunos de los relatos más escabrosos que aparecen en “Cuentos de lo Probable, lo Posible y lo Imposible”, una madre no asesina a sus hijos. Estos cuentos fueron escritos con dolores de parto. Pero la reacción de quienes escucharon o leyeron las historias, según lo previsto, resultaron interesantes. Recuerdo que antes de la sesiones del taller literario en el Sanatorio, solía escuchar: “Vamos a ver con qué cosa se baja Miguel hoy”. Muñequero, uno de los pacientes que habitaba en mi edificio me señalaba con el dedo mientras sonreía con sarcasmo: “Ahí va ése y sus mostrismos”. El día de la presentación del libro en Gotemburgo estuvieron presentes algunos periodistas y hasta un intelectual de renombre que escribía para una revista. Este intelectual, antes de la presentación se había ofrecido -con el fervor que caracteriza a los latinos- para escribir una reseña. El tiempo pasó y como no vi la reseña prometida, le pregunté. Su respuesta fue escueta: sob

Cuentos de lo Probable, lo Posible y lo Imposible

Imagen
  “ Cuentos de lo Probable, lo Posible y lo Imposible” es mi tercer libro -publicado en Chile en 2000. Son relatos exaltados, escritos al ritmo de mis vivencias en el Sanatorio de Santiago de las Vegas. Funcionaron en su momento como terapia, para desahogar la ira contendida en mis cuentos anteriores. Están desbordados de inconformidad. Ante la frustración y la impotencia, mi deseo vehemente era agredir y molestar. Ana María y Lourdes, las asesoras del taller literario “La Montaña Mágica” que funcionaba cada martes en el sanatorio, me habían exhortado a expulsar los demonios a través de la literatura. Y lo hice. En 1999 visité Chile y en Santiago conocí a Ricardo Navia, de la Editorial Génesis, que se ofreció para publicar estos cuentos que difícilmente podrían ser publicados por alguna otra editorial. Pude haber acordado imprimir tres cuadernos de cuentos, pues la manera de abordar las historias difieren entre sí; pero la rabia si se ha de soltar, se expulsa de una vez. Así queda

Cartel para "Gunilla" en 2012

Imagen
  La composición del afiche no es casual. Alude a la ilusión de Gunilla de actuar en un gran teatro para un gran público. Puede presumirse que ella realmente está en una celda (hay rejas en los laterales y otras en el suelo). Las rejas en el suelo son la pared que ha caído para que Gunilla salude al público con el que sueña.

Gunilla en Suecia

Imagen
  Foto: Koanuka En 2011, 16 años después y radicado en Suecia, ante las dificultades como escritor para encontrar editoriales que publicasen mis obras, decidí crear el grupo de teatro El Arco iris. El teatro es una vía rápida de expresión; la retroalimentación con el público funciona de manera inmediata. Conversando sobre mi proyecto teatral con el actor Kim Rosembäck, sentados en una taberna de Malmö, al deslumbrarse con la historia me pidió interpretar “Gunilla.” Le entregué el texto traducido al sueco y después de leerlo y hacerme una y mil preguntas, comenzamos a trabajar con el desafío. El texto tuvo que ser adaptado al idioma sueco. Fue imposible reproducir con exactitud la gracia y frescura del cubaneo. En su lugar añadí los elementos de referencia necesarios para que la audiencia europea se conmoviera con la historia, disfrutara las canciones latinas y riera durante el espectáculo. El actor y el personaje Gunilla distaban mucho de parecerse físicamente. Guillermo (Gunill

Gunilla y el movimiento LGBT

Imagen
  La creación Gunilla trascendió lo límites sanatoriales. Si bien el personaje de la gran diva surgió de manera casual en una fiesta de disfraces que los pacientes organizaron en el Sanatorio de Santiago de las Vegas en 1992, en muy pocos meses la presencia escénica de Gunilla se convirtió en un referente, donde todo es posible. A pesar del encierro, la amenaza de la muerte y la tragedia que le acompaña, era posible soñar, tener esperanzas. En una reciente entrevista para Árbol Invertido escribí: “Para enfrentar el drama de la enfermedad y la muerte acudimos al humor y al pasatiempo. Poco a poco nuestras formas de entretenimiento alcanzaron notoriedad extrasanatorial. Por contradictorio que parezca, en el sanatorio de Santiago de las Vegas se fraguó la primera expresión de libertad sin acoso por la parte oficial. Éramos ”sidosos” al borde de la muerte y de alguna medida esto ayudaba. En alguna ocasión escuché: “Que hagan lo que quieran, si se van a morir”. En los espectáculos sanator

Gunilla (Cuento, fragmeto)

Imagen
(...)  Desde que estoy aquí no he tenido pareja, es decir, una relación estable. En la calle intenté un romance pero no resultó. Cuando le dije donde estaba y lo que tenía, no agarró un tren porque cerca de allí no pasaba ninguno. Tengo mucha gracia y salero, pero en amores muy poca suerte. ¡Cuánta utilería! Gunilla es tu turno. No comiste nada, el plato está lleno de moscas. No puedo tener barriga en el escenario, qué dirá la gente. La estrella a escena. Cuando tengo que salir ante el público me pongo nerviosísima; me cambia hasta la voz. Menos mal que sólo hago muecas. Dame otro trago. Ora Pronovis. ¿Cómo te sientes? A punto de caramelo. Momentos que no se olvidan... la noche que actué con un esguince en el tobillo izquierdo. Imagínate, coja y con tacones. La otra vez fue cuando se me ocurrió hacer una entrada de cine. Me deslicé sentada sobre el pasamanos de una escalera, así como me ves: con el pelucón, los rellenos, la minifalda, los tacones... ¡Grandioso! Creí que no llegaría viv

¿Quién fue Gunilla, el personaje central del cuento homónimo?

Imagen
  Fue uno de los pacientes más carismáticos del sanatorio de Santiago de las Vegas en la década de los 90'. Su nombre era Guillermo y el cuento surge a partir de una entrevista que yo le hice sentados en la sala del apartamento que compartíamos. Su imagen cautivaba por su frescura. Era de los que decía verdades sin herir, y te hacía soltar la carcajada aunque se burlara de nuestras miserias. Era un ejemplo viviente del choteo, la ironía y a veces, el sarcasmo. Lo mezclaba todo con espontaneidad y ocurrencias. No había maldad en sus palabras, pero sí muchas verdades que nadie se atrevía a confesar. Y era por la forma en que lo decía, que se le perdonaba todo. Los dichos en bromas son mejor tolerados, porque no era lo que decía sino cómo lo decía. Su desaparición física fue repentina, en tan solo dos meses enfermó y murió. Nadie esperaba que el alma del sanatorio partiera tan pronto. Cuando supimos su gravedad le festejamos el cumpleaños por adelantado porque sabíamos que no iba

Gunilla

Imagen
  "Gunilla" es uno de mis cuentos favoritos, también de los más leídos, llevado a la escena teatral y apreciado por la crítica. La profesora Margarita Mateo (ensayista, crítica y profesora universitaria) escribió sobre el relato: "Gunilla es, desde el punto de vista narrativo, una absoluta polifonía de voces, puro diálogo mutilado y caótico, multiplicidad de frases entrecortadas que, en su anárquico desorden, parecen diluir cualquier posibilidad de precisión de un centro enunciador. Las voces que llegan desde diferentes ángulos, en una brusca síntesis de registros diferentes, otorgan una especial dinámica al cuento." (Ella escribía poscrítica, Ediciones Abril, 1995). La foto muestra uno de los escenarios donde el personaje Gunilla actuó en la vida real, escalera incluida. Lugar: Sanatorio de Santiago de las Vegas, La Habana.