jueves, 27 de enero de 2011

Anna Sjölin en Gate 38

Eclosión: instante en que el huevo se quiebra para dejar que asome la vida; la mariposa deja de ser crisálida y el capullo se convierte en flor. Eclosión es la aparición súbita de lo que hasta el momento no se había manifestado. Los colores de las pinturas de Anna Sjölin eclosionan y la vida, entonces, comienza a ser diferente.
Lienzos de alegría contagiosa, líneas espontáneas jugando con el azar y los caprichos. La mujer tema en su intimidad y lo cotidiano sublimado al punto del deseo; la felicidad que nunca cesa porque siempre va con nosotros.
22 enero - 26 febrero
Martes-Viernes 11-18, Sábados 11-16
Galería Gate 38, Stora Nygatan 38, Malmö

jueves, 20 de enero de 2011

La eternidad


Cuando lo supo experimentó el regocijo de los triunfadores, se exaltó su ego y la ambición celosamente guardada: era superior al género humano. Viviría eternamente. Como mortal había temido el tránsito a otra dimensión; ahora podía burlarse de cualquier amenaza. Tenía ante sí la eternidad para realizar cuanta cosa se le antojara; todo el tiempo del mundo a sus pies.
Como hombre nacido en el siglo XII soñó que asistiría a la segunda etapa de la historia de la humanidad, al renacimiento del hombre como centro del universo, la Inquisición, los concilios papales y la escisión de la cristiandad; sería testigo ocular de la conquista de América, de las matanzas de indios y la trata negrera; estaría inmerso como creador en los estilos barrocos y neoclásicos; participaría como líder en la revolución francesa y ayudaría en la derrota del imperio napoleónico; tomaría parte de las transformaciones radicales del arte y de la Revolución rusa; narraría sus impresiones como superviviente rescatado de las frías aguas donde zozobró el Titanic; se convertiría en reportero de la primera guerra mundial, del fascismo y del neocolonialismo en América; sufriría las consecuencias de la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima y Nagasaki; constataría los millones y millones de muertos de la segunda gran guerra del XX, las víctimas de Viet-Nam, el conflicto bélico del medio oriente, la hambruna en el África, la destrucción de la capa de ozono, las penetraciones del mar, los desastres ecológicos; lo razonable y perverso en una sola experiencia.

Al día siguiente se hizo un agujero en la cabeza.


(del libro Parábolas para una Oreja Sorda de M. Á. Fraga)

viernes, 14 de enero de 2011

Con la misma Furia de la Primavera


Con la misma furia de la primavera (Editorial Vision Libros) es la nueva publicación de Alberto Lauro, poeta y escritor de la diáspora cubana. Al cabo de casi 25 años aparece la segunda edición del libro con el mismo esplendor de cuando fue concebido.
Con la misma furia de la primavera incluye poemas estremecedores de factura exquisita. Me hechizan sus versos escalonados, leerlos fue como descender musicalmente por un precipicio de metáforas e imágenes ya imborrables. Los poemas y la música de Alberto Lauro taladran mi oído como la resonancia del eco.
La buena poesía actualiza las circunstancias y en este sentido me complazco al presentar como primicia uno de sus poemas.

BOCETO DE FIGURIN PARA LAS MINIATURAS
DE SHOLEM ALIECHEN
(En la muerte de Chagall)

Tú que abres las manos
tratando, desesperadamente,
de decir adiós,
aferrado con la agonía del moribundo
al único madero que flota en el mar
que es ya la noche.

Tú que cierras las manos,
no queriendo ser el réprobo
que aplaude, complacido,
la abominable escena de lujuria
entre la hija del rey y un tabernero,
sabes que en esos dedos
todos los caminos se terminan,
huellas silenciosas
donde tantas veces quisiste leer
los fuegos indescifrables del porvenir.

Esas manos conocen
la rugosa piel de las paredes,
el frío del ómnibus que parte
en la madrugada, sin pasajeros ni despedidas;
guardan el sueño sombrío
de oscuros hoteles y sórdidas posadas
cuando te dabas una cita imprevisible
con la felicidad.

Esas manos han acariciado
la copa del rojo vino
como el talle de una corista tropical
(siempre con la esperanza de hallar
en cada gesto el final
y la pasión de un acto consumado).

Esas manos
han pedido limosnas al amor,
y ya vuelven a hundirse
en el fondo de los bolsillos
de alguien que viste
un traje raído con bufanda azul
–muy amable, muy gentil–
pero sin rostro.

Alberto Lauro

miércoles, 12 de enero de 2011

Staying

Andrea Pregl, Matteo Rosa y Roberta Segata son los artistas italianos que en comunión exponen sus obras en la galería Rostrum de Malmö. Fotografías, dibujos, vídeos e instalaciones componen una excitante muestra de fobias y paranoias, conceptos existenciales sobre el olvido y la negligencia y, en resumen, un legado de contradicciones y contrastes sobre la histórica interacción hombre-naturaleza.
Vernissage sábado 8 de enero hora: 12-16
Galería Rostrum, Malmö
8 -30 Enero 2011
abierto: miércoles-viernes 14-18, sábado-domingo 12-16

viernes, 7 de enero de 2011

Premio a Nuestro Blog Favorito del 2010


Misuangelo: Haciendo uso de nuestras facultades de elección, hemos decidido premiar al blog que durante el año 2010 nos ha aportado fuerza, creatividad y sustento. El blog premiado es…
Silvita: Antes de darlo a conocer es bueno aclarar que no restamos importancia al trabajo realizado por tantos blogueros -son muchos los blogs que seguimos-, sólo pretendemos destacar y encomiar el blog que más nos ha servido de provecho.
Misuangelo: Por todo eso el blog premiado es…
Silvita: Misu, debemos primero decir cuál será el Premio. Un libro del escritor Miguel Ángel Fraga. El ganador podrá escoger uno, el que prefiera, de los cuatro primeros títulos de la columna de la izquierda del blog “La vida en peso”.
Misuangelo: Bueno ahora sí digo que el blog premiado es…
Silvita: Por su dedicación y celo.
Misuangelo: El blog premiado es…
Silvita: Por su autenticidad y belleza.
Misuangelo: El blog premiado es…
Silvita: Por su constancia, cuidado y preparación de cada post.
Misuangelo: Silvita, ¿me dejarás decir que el blog premiado es…
Silvita: Por supuesto, mi mulatico. Pero antes debemos añadir que el premio también se le concede por la diversidad de temas que aborda y la manera sencilla de llegar a tantos lectores.
Misuangelo: Por todo eso el blog premiado es…
Silvita: Por ser un blog que estimula la vista, el olfato, el paladar y el tacto.
Misuangelo: El blog premiado es…
Silvita: Por la manera respetuosa y afectuosa del autor al tratar y responder a los comentarios.
Misuangelo: El blog premiado es…
Silvita: Por la alegría y optimismo que nos regala.
Misuangelo: ¡Silvita…!
Silvita: Para finalizar y no extenderme más. Por la capacidad del blog para estimular y ser una fuente de inspiración.
Misuangelo: El blog premiado es…
Silvita: ¡EL DIARIO DE LA PELUSAAAAAA! ¡Ay, lo dije yo primero!

Misuangelo y Silvita:
¡Oyé! ¡Oyé!
A la urrará, a la urrará,
Bombo chíe chíe chíe,
Bombo chíe chíe chá!
Bombo chíe chíe chíe,
Bombo chíe chíe chá!
¡Pelusa! ¡Pelusa!
¡Ra Ra Rá!

miércoles, 5 de enero de 2011

Sabor Bolero (novela, fragmento)


Autor: Miguel Ángel Fraga

– Es muy bonito tu apartamento –comentó Ludivina con un poco de envidia pues ni el suyo estaba tan organizado y limpio.
– El café lo tengo listo en un dos por tres –fue la respuesta de Nilo que se apuraba por atender a la vecina–. ¿Lo has probado alguna vez con ron? ¡Es exquisito!
– No, pero me gustaría probarlo. Un poquitico na’ ma’; no quiero emborracharme.
Nilo se acercó trayendo la bandeja con las tazas, la cafetera y una botella de ron Mulata.
– Sírvete tú misma.
– Tú me quieres impresionar, ¿verdad? –no se pudo aguantar Ludivina al ver la vajilla.
– Para la mujer más bella de la Habana, se requiere lo mejor.
– ¡Adulador! Si tengo que bajar de peso, estoy gordísima.
– ¡Gorda! ¿Quién te dijo eso? Estás perfecta, ni más ni menos.
– ¿Estás seguro, Nilo? ¿En serio, no mientes?
– ¿Por qué voy a mentir? – Y para reafirmar la belleza de Ludivina entonó una vieja canción–: “Mira que eres linda / qué preciosa eres… /…con esos ojazos / que parecen soles / con esa mirada, siempre enamorada / conque miras tú”.
A Ludivina le vino el alma al cuerpo con esta declaración de Nilo. Qué sabía el sueco de mujeres, si a ese sólo le interesaban las mujeres ortopédicas, como decía Panconjamón cuando se refería a los travestís y transexuales. Nilo sí era un hombre y sabía apreciar a la mujer cubana.
– Te quedó muy sabroso el café.
– “Jazmines en el pelo y rosas en la cara / airosa caminaba, la flor de la canela…”
– Tienes buena voz, podrías ser cantante.
Nilo estaba de muy buen humor. Había perdido la timidez y se mostraba dispuesto a cortejarla. La tenía fascinada.
– “¡Oh, vida!, si supieras / cuánto lo he presentido…”
– Supongo que también sabes cocinar. En esta casa no falta nada, sólo una mujer.
– “Usted es la culpable / de todas mis angustias / de todos mis quebrantos…”
– ¿El librero, también lo hiciste tú?
– “Todo, lo que tengo en la vida / mi pasión escondida / mi razón de vivir. / Todo, te lo diera contento / si tu pensamiento no apartaras de mi…”
– Lo tuyo es puro teatro, jabao. Deja eso.
– “Qué sabes tú, lo que es estar enamorado / Qué sabes tú, lo que es vivir ilusionado…”
– Yo creo que el café con ron te ha transformado. No conocía tu faceta de cantante. Además, esos boleros dicen muchas cosas. ¿A quién quieres conquistar?
– “Estoy perdido y no sé que camino / me trajo hasta aquí. / Estoy perdido y en mi delirio / me acuerdo de ti…”
– Me voy a tener que ir, es un poco tarde y tengo al perro allá afuera. ¿Qué hora es?
– “Reloj no marques las horas / porque voy a enloquecer…”
Ludivina bebió los últimos restos de su taza y se paró.
– “Quédate, sentada donde estás / hasta el final de la canción / como si nada…”
Se acercó a la puerta risueña y desde allí se atrevió a decir:
– Para que veas que yo también sé cantar. Escucha esto: “Qué pena me da / tener que lastimarte el corazón. / Qué pena me da / negarme a tus súplicas de amor…”
– “La puerta se cerró detrás de ti / y así detrás de ti se fue mi amor / Dejaste abandonada la pasión que había en mi corazón por ti…”
– “Aléjate no vuelvas a buscarme. / Aléjate mi vida te lo imploro. / Ya mis lágrimas comienzan a cegarme…”
– “No quieres saber de mí / amor, amor qué malo eres. / Quién iba a imaginar que una mentira / tuviera cabida en un madrigal…”
– “No me platiques más / lo que debió pasar / antes de conocernos / sé que has vivido / con otra gente / lejos de mi cariño…”
– “No renunciaré a tu amor / aunque me cueste la vida. / No renunciaré te digo / y te pido que me ayudes…”
– “Palabras / quisiste con palabras engañarme…”
– “Duele, mucho, duele / sentirse tan solo…”
– “Sigue feliz, tu camino / y que te vaya bien”.
Ludivina intentó abrir la puerta.
– “Ódiame por piedad, yo te lo pido / ódiame sin medida ni clemencia / hoy no quiero más que indeferencia / porque el rencor hiere menos que el olvido…”
– “Deja que siga, sola / como tú al fin me hallaste…”
– Tú también entonas muy bien, y tienes respuesta para todo.
– Los boleros son mi debilidad. Me encanta cuando los escucho desde tu tocadiscos. Tengo una radio y lo único que trasmite son noticias y música salsa.
– “No quiero que te vayas / la noche está muy fría…”
– “Si te contara, mi sufrimiento…”
La voz de Asunción retumbó en la escalera del edificio: “Ludivinaaaa… teléfonoooo…”
– ¿Quién podría ser a esta hora? –Pensó en voz alta Ludivina–. ¿Será una llamada de Muhad?
Los ojos de Nilo se entristecieron, y de repente, volvió a ser el mismo de siempre. No cantó más.