lunes, 28 de febrero de 2011

La maravilla

Llegaban cada vez más personas al coro que ya sumaba miles. Nadie, por el momento, detendría la multitud. Todo fue consecuencia de un hombre que se detuvo a mirar el infinito. Algo raro apareció en su expresión. Con la observación, su gesto involuntariamente contraído, se había relajado hasta quedar en paz consigo mismo. Había visto la maravilla.

El hombre contempló por largo rato la aparición que, a la vista de los transeúntes, no era más que el paisaje diario. Cuando abandonó el sitio, un curioso se acercó para inspeccionar el área. Los ojos de aquél se llenaron de brillo; se ladeaba ora de un lado, ora del otro. Llegaron un tercero y un cuarto y ya sumaban diez cuando la noticia de que algo maravilloso estaba impresionando a los hombres circuló por la ciudad. Cientos de personas miraban al infinito. El punto de referencia era un poco más distante que cualquier distancia. Al llegar los periodistas comenzaron las entrevistas, los intercambios de impresiones, las anécdotas. Alguien había visto la figura de un mono saltando sobre el arcoiris; otro, una danza de estrellas en forma de calidoscopio; el próximo, a los planetas reunidos entonando La Oda a la Alegría. Cada cual distorsionaba la realidad de acuerdo con su fantasía. No cabía dudas, todos habían disfrutado la maravilla.
(Tomado del libro Parábolas para una oreja sorda, de Miguel Ángel Fraga)

jueves, 17 de febrero de 2011

Exotísame


Esta vez la pandilla tertuliana se lució por todo lo alto. Demostramos, sin lugar a dudas, que con imaginación y bien dispuestos podemos lograr lo que queramos. Exotísame fue un pequeño ensayo de algo que podría hacerse a escala mayor en un local más amplio con todos los amigos que conocemos. Esta vez la anfitriona fue Silvita y su islita se hizo pequeña al acoger tantos náufragos hambrientos.
En el concurso de comidas exóticas se compitió por: el nombre del plato más chic, la mejor presentación y el mejor sabor. El objetivo fundamental era pasarlo bien, pero nadie quiso ser el último del concurso, así que la votación estuvo reñida.
Los platos en competición fueron:
Ambrosía Ocho Potencias: cóctel de camarones servido en copas de cristal de bohemia con una guarnición de hojas de lechuga iraní, champiñones, huevo duro, mayonesa, tomates cortados, lima y rodajas de pepino.
Sista Kejsarens Prickiga Ballar (Las pelotas moteadas del Emperador): sushi, bolas de arroz rellenas con salmón ahumado, cebollino y jengibre en curtido, moteadas con semillas de sésamo.
Piovra Helénica: calamares, gambas y mejillones en salsa de tomate con arvejas.
Frituras Cuqui: frituritas de malanga a la Miramar (secreto de doña Leticia).
Le Zumba la Berenjena: berenjena rellena con picadillo a la habanera y salsa bechamel gratinada al horno.
La Gryta (cazuela) del Amor: filetes de pollo en salsa de curry y leche de coco con pimientos cortados en forma de corazón.
Pollo Machu Picchu: arroz con pollo adobado con cilantro y condimentos peruanos.
Sorbetto de Piña servido en la propia fruta.
En mi opinión todos los platos merecían ser premiados, pero ganador hubo solo uno y esa fue Anna con su despampanante y exótica torta que nombró La Tota de Afrodita. Con ese nombre, la decoración con frutas y nata, trozos de chocolate y manjar de leche condensada entre las capas de la panetela, quién no resistió probarla dos veces.

También hubo un pre concurso. Había que adivinar qué cosa era el Premio. Las pistas fueron: no pertenece al reino mineral, tiene utilidad y pudiera guardarse en un bolsillo. Después de una ronda de desaciertos, se ofreció otra pista: tiene relación con la actividad del día. Un paño de cocina -propuso Helena. Tibio, tibio. Un delantal -interrumpió Víctor y por adivinar recibió como agasajo barras de chocolate. Ahora le tocaba a Anna desempaquetar su Premio y probárselo ante las miradas curiosas de la heterosexualidad masculina.

lunes, 14 de febrero de 2011

¿Eres tú, Gigí?


Gigí... Gigí, ¿eres tú?
¿Por qué escondes tu amistad?
¿Qué hay en el mundo tan feliz
Que no deja acercarte?
Gigí... ¿dónde estás?
No me asustes
Sabes que me estremece tu voz
Siento tus pasos.
Hace mucho que te espero
Hay tanta soledad aquí.
No sé jugar sola con mis sueños
¿Quieres ayudarme?
¡Es tan buena tu compañía!
Contigo voy mejor armada.
¡Te extraño tanto!
Pero Gigí, acaba de llegar de una vez
No podré hacer más pompas de jabón
No quiero más estas muñecas y juguetes
Quiero algo real. Un juego
En el que tú y yo seamos los héroes.
Inventa un cuento para mí, Gigí
Un cuento viejo del país de Ayer
Revivamos la historia
Un cuento de amor, Gigí. Eso es
Seré la princesa Momo y tú Girolamo
El príncipe.
Tu harás lo que haga falta
Para conquistar mi amor
Y yo... romperé el espejo mágico
Y me volveré mortal.
Vendré al país de hoy a buscarte
Y caminaré sin cansarme por estas tierras
Quizás ya no sea la princesa
Que al principio fuera
Porque andaré descalza
Con una saya de colores y parches
Mas mi corazón seguirá vivo por ti.
Nos encontraremos alguna vez
Y seremos compañeros en la desgracia
Porque a ti, mi príncipe
El hada hizo un nudo en tu pecho
Y no te dejó recordar.
Yo desataré ese nudo
Y sabrás quién soy.
¡Soy Momo! ¿No me reconoces?
¡La misma princesa del espejo!
Y tú eres Girolamo
Mi Gigí.
Viviremos juntos
Apretados en el mismo lecho
Nos volveremos inmortales
Porque el amor lo puede todo.
Además, te daré un beso, un beso grande.
Pero... Gigí ¿dónde estás?
No puedo ver tu cara
¿No quieres que te bese?
Toma mi ternura
Mi ambición
Esa pequeña parte del todo
En que me desenvuelvo.
Ahora debes llegar a mí.
Deja de lanzarme piedrecillas
Desde tu escondite.
Gigí... Gigí ¿eres tú quien me acecha?
La música nos une ¿no la escuchas?
Regálme tus sueños, Gigí
Hazme parte de tus inventos
De tu universo
¿No te das cuenta cuánto te necesito?
No desoigas la urgencia de un amigo
La paz que emana de lo incondicional
Amor no es promesa
No es futuro
Es el tiempo que pasa en curso.
Yo estoy aquí
Y tú, Gigí... ¿vendrás?

jueves, 10 de febrero de 2011

En el pozo


Apenas podía distinguir claridad en la apertura del agujero desde los diez metros de profundidad donde se encontraba. Era realmente asombroso que estuviera vivo y sin fracturas. Los flashes le encandilaban la vista. Había recibido invitaciones de todo tipo: entrevistas para la radio, la televisión y la prensa, reportajes sobre su estado, asistencia médica de primeros auxilios. También la ayuda necesaria para abandonar el sitio húmedo y frío.
Pensó que hace apenas una semana en era un perfecto Don Nadie que vivía del lastimoso salario que le proporcionaba el patrón de su fábrica. En el hogar siempre fue un desastre; divorciado y con un par de hijos al garete, las conquistas fáciles en las tabernas y los amigotes de juerga eran lo único que había saboreado en la vida.
Ahora podía concluir que era relativamente afortunado. A veces las cosas, sin que estén escritas, suceden para afirmar que la vida no es ni seguirá siendo como uno la ha vivido. Esto no es todo lo que quisiera pero siente alivio haber sido apartado del ruido y las fatigas. Hasta ofertas de dinero y estímulos han halagado sus oídos. Desde su minúscula posición en el fondo de un pozo al que cayó por accidente, mantiene vínculos con aquellos que desde arriba desean rescatarlo.
Proposiciones no le faltan; él sólo tiene que ser selectivo a la hora de aceptar esta o aquella. Atarse una cuerda y ser rescatado de una vez por todas es la solución inmediata pero significará que en un par de semanas, después que pase la euforia de su rescate, volver a ser el mismo Don Nadie.
En esto cavilaba cuando reparó en la cesta en la que había recibido alimento con los primeros auxilios. Su mensaje fue claro para todas las cabecitas curiosas que en lo alto del agujero esperaban por su respuesta. No saldría del pozo. Los suministros deberían seguir enviándoselos en la cesta atada a una cuerda.


En el pozo. Seis meses después.
Se aburre demasiado y los pies acalambrados apenas pueden mantenerlo en pie. Las manos engarrotadas no logran aferrarse a las paredes que le rodean. Hace mucho que ha dejado de escuchar voces. Los reporteros fueron los primeros en alejarse. Nadie se asoma al agujero. La ayuda que recibe desde arriba cada vez es más esporádica. En la cesta sólo hay alimento suficiente para un día.

lunes, 7 de febrero de 2011

Primer libro sobre los bloggers cubanos


La mesa se ha servido para estimular el análisis, el debate, o simplemente la observación. El primer paso está dado. Buena Vista Social Blog -publicado por Editorial Aduana Vieja (Valencia, 2010)- recoge estudios de expertos del fenómeno que, sin ánimos de profetas, abogan por una blogosfera cubana que hunde sus dedos en las llagas del siglo XXI. También testimonios y posts relevantes de bloggers, a consideración de su editora Beatriz Calvo Peña. Interesante y con una base sólida, a tener en cuenta, Buena Vista Social Blog lleva a formato de libro las ventanas de internet y abre otras nuevas para el diálogo y la libertad de expresión. El fenómeno es bastante nuevo, el libro también.

jueves, 3 de febrero de 2011

Ópera de Pekín en la Biblioteca Central de Malmö

China celebra el nuevo año conforme a su calendario. Como parte de esta festividad el presidente de la asociación Swedish Chinese Camber of Commerce presentó al grupo de teatro Feng Lien y actores de la Ópera de Pekín en la Biblioteca Central de Malmö. Fue un acontecimiento inusual y significativo. Mi mirada de hombre occidental recibió un gran impacto. Danza, música, acrobacias; un espectáculo colorido y vibrante. Me emocioné igual que los presentes. El espacio concebido para lecturas y estudios dejó de serlo por magia y encanto del arte chino. Los aplausos continuos retumbaron entre anaqueles y libros.