jueves, 30 de septiembre de 2010

Jukka Vikberg

Esculturas sobre la guerra, la naturaleza y los sueños.
Jukka Vikberg es un escultor finés internacionalmente conocido. Su obra, con marcada tendencia al movimiento y a emitir sonidos, capta la atención porque apunta a problemas cruciales que comprometen a la sociedad y a sus ciudadanos.
Del 18/9-10/10 En Galería 21, Rådmansgatan 5, Malmö.
Abierto: jueves 15-18, viernes-domingo 12-16
http://www.galleri21.com/
info@galleri21.com

miércoles, 29 de septiembre de 2010

FELIZ CUMPLE SEGÚN "EL LUISMA"

Por ser hoy mi cumpleaños he recibido unas simpáticas felicitaciones a través de Facebook que quiero compartir con los que siguen mi blog.

martes, 28 de septiembre de 2010

Brian Andreas Performance

Gallery Gate 38 in Malmö

Pintor, ilustrador y escritor norteamericano. Su obra se aprecia y seduce por sus dibujos y textos ingeniosos; tanto jóvenes como adultos se ven retratados de maneras perceptibles hasta quedar inmersos en el mundo maravilloso que ofrece el pintor.
Durante la Noche de Galerías del 25 de septiembre, Brian Andreas se presentó por segunda vez en la galería Gate 38 de Malmö para dibujar ante el público y contar sus experiencias. La exposición continuará hasta el 23 de octubre.
http://www.gate38.se/
http://www.storypeople.com/


domingo, 26 de septiembre de 2010

Escultura Ambiental en San Petersburgo

Recuerdo de verano No. 6

Monumento a Pedro I en la plaza de los Decembristas (1766-1782, esc. E. Falconet). El caballo de Pedro aplasta la serpiente como símbolo de la expulsión de los suecos del territorio ruso.


Monumento al emperador Alejandro I. Columna de Alejandro en la plaza del Palacio. (1830-1834; arq. Augusto Ricar de Montferrand)


Carro Triunfal con caballos encabritados sobre el Arco de Triunfo del Edificio del Estado Mayor del Cuerpo de la Guardia (1819-1829; Estepán Pimenov y Vasili Demut-Malinovski)


Monumento al emperador Nicolás I (1856-1859; A. de Montferrand, P. Clodt, R. Záleman, N. Ramazánov)

Altorelieve en uno de los frontones de la Catedral de San Isaac (1818-1858; A. de Montferrand)
Grupo escultórico en la fachada del edificio de la Bolsa (1805-1870; arq. Jean-Francois Thomas Thomon)


Columnas Rostradas en la Strelka de la isla Vasilievski con la personificación de los grandes ríos de Rusia. Las proas de los barcos simbolizan las victorias marítimas. Las columnas se usaron como faros del puerto.


Atlantes en el pórtico del Nuevo Ermitage (1844-1849; L. fon Klenze, A. Terebenev)


Esculturas adosadas a un edificio público.

martes, 21 de septiembre de 2010

San Petersburgo, la gran ciudad

Recuerdo de verano No. 4

Carroza frente al Palacio de Invierno.
Cuando le comenté sobre mi viaje a un amigo, me escribió emocionado desde Cuba que Leningrado fue la ciudad socialista donde él realizó sus estudios tecnológicos y la recuerda llena de jardines y palacios desbordados de música y cultura. Me preguntaba si mantenía su belleza, si el nuevo sistema no la había despojado de su valía. No tengo nivel de comparación entre un antes y un después. Mi primer sobresalto, a la salida del metro, fue una avenida amplia y enorme con jardineras en los postes. Y música y movimiento y vida. Avenida Nevsky ProspektUna visita de unos pocos días como turista no me permite abordar con objetividad criterios interesantes sobre el comportamiento, crecimiento y perspectiva de la ciudad y sus más de cuatro millones y medio de habitantes; pero las impresiones también cuentan y, de manera personal, añado mi testimonio fotográfico.

Palacio de InviernoPlaza del Palacio y columna de Alejandro.Palacio Mariinski, sede de la Asamblea Administrativa de San Petersburgo. Edificios monumentales, palacios pomposos, plazas enormes, iglesias imponentes, la mayoría de las construcciones de San Petersburgo son exageradas. Una ciudad que, desde su fundación en 1703 por el zar Pedro el Grande, se propuso estar a la altura de las grandes ciudades de Europa.
San Petersburgo, Petrogrado (1914-1924), Leningrado (1924-1991), San Petersburgo, ciudad de zares y acontecimientos cruciales hoy está plena de fachadas con anuncios y lumínicos, comercios y firmas internacionales (Sara, Gucci, Emporio, Adidas…), mercadillos, tiendas y negocios que anuncian estar abiertos 24 horas. Multitudes que van y vienen, bares y tabernas, restaurantes con terrazas, discotecas, salas de conciertos, exposiciones, galerías, altavoces que avisan las salidas de cientos de lanchas y botes que cruzan los canales y ríos de la ciudad.
El delta del Neva transitado constantemente por botes y lanchas. El más popular es el hidroala.
Recién casados posan junto a los monumentos erigidos en las márgenes del Neva, gente, mucha gente. Autos modernos, limusinas que se alquilan para estacionar en los sitios céntricos y permitir a sus huéspedes ostentar su estatus social, jóvenes con excéntricas y costosas MC se reúnen por las noches ante el Palacio de Invierno para alardear con sus motores y utilizar la gran plaza como una pista para los espectáculos de velocidad. Veo por doquier agitación por el resurgimiento del capitalismo que, con sus males y bonanzas, deseado o impuesto, pretende borrar cualquier evocación o nostalgia del pasado. Pasquines con invitaciones a stripper, chicas que se ofrecen para acompañarte y… policías que en medio de la noche les parece raro aquél morenito entre tantos blancos. ¿Será algún indocumentado?
-Yo… I’ come… -ninguno hablamos inglés, yo no hablo ruso ni ellos español. Recurso de señas y deducciones. Intento mostrar la fotocopia de mi pasaporte y el visado, pero me indican que no haga nada, que no me mueva. Automáticamente separo mis piernas y abro los brazos para facilitar el trabajo. El más joven cachea mis bolsillos y saca lo que yo les iba a mostrar. ¡Ah!... Le pasa el documento a su colega que lo mira con cara de que todo está en regla, pero el joven sigue buscando en los otros bolsillos. Encuentra la tarjeta del hotel donde estoy viviendo, mis rublos, el espray para el asma. You… hace mímica para preguntar si soy asmático. Muevo dos veces la cabeza hacia delante. En el otro bolsillo encuentra una botellita de poppers. ¡Ah…! Mímica para preguntar si ese es el líquido que le echo al aparato del asma. Muevo otras dos veces la cabeza. Ahora saca un estuche y se pregunta qué puede ser. Lo abre. Son condones y lubricantes. ¡Ajá! Sonríe con malicia. Con señas indaga si vengo de aquella zona donde se escucha música estridente. Afirmativo. También pregunta si voy para aquella otra donde supongo que queda mi hotel. Sí, sí. Une las palmas de las manos y las ladea junto con la cabeza para preguntar si ya voy a dormir. No dejo de mover la mía con insistencia. Espero que me devuelva los documentos y me deje ir.

Canal que recuerda a Venecia o Amsterdam.

Catedral de San Isaac.
Columnata de uno de sus pórticos.
El edificio de la Bolsa.

Fortaleza y Catedral de San Pedro y San Pablo. Impresionante torre con agua dorada.

El Almirantazgo.
Arco de triunfo del edificio del Estado Mayor.

Catedral de Nuestra Señora de Kazán.

Bus eléctrico.

Minibuses.

En las principales avenidas hay este tipo de pasos peatonales de dos sendas, aunque los turistas ven las flechas, no se enteran.

Coro en una iglesia rusa.
Edificios cercanos al Museo Ruso con reproducciones colgadas en sus muros exteriores.

Iglesia de la Resurrección de Cristo.

Interior de la iglesia con piso de diferentes tipos de mármoles.

Arcos y cúpula interior decoradas con mosaicos. Impresionante espectáculo en mitad de la noche. La apertura del Puente Dvortsovy.

Mientras yo me intereso en piedras, cúpulas y columnas, me traslado como poseso entre museos e iglesias, el vikingo se solaza en los parques, saborea la cerveza nacional en una terraza y visita las saunas. Su turismo es social, le gusta conocer a la gente, ver lo que hacen, cómo lo hacen y qué es lo que quieren. Yo, en una carrera contra reloj trato de conciliar tanto lo social como lo cultural, quiero abarcarlo todo pero no doy abasto; termino desplomado en el hotel con las piernas hinchadas.