miércoles, 18 de noviembre de 2009

Castel Gandolfo

Roma es una ciudad espléndida, pero sus alrededores también lo son. Durante mi viaje a la ciudad de Marino admiré restos de la vía Apia que todavía conserva monumentos escultóricos y mausoleos. También aprecié las ruinas de los acueductos romanos que embellecen la campiña, pero el impacto mayor lo recibí con la vista del lago Albano desde Castel Gandolfo, a trescientos ochenta metros sobre el nivel del mar. Lago Albano

El lago está situado a unos veinte kilómetros al suroeste de Roma. Su forma es oval, tiene ciento setenta metros de profundidad y una circunferencia de diez kilómetros. Es un cráter volcánico que debió su origen probablemente a una erupción freática o explosión volcánica.

En esta región (siglo VII AC) estuvo emplazada la ciudad latina Alba Longa (capital de la Liga Latina) que sucumbió al asedio de los romanos. Sobre las ruinas de la residencia de verano del emperador Domiciano se levantaron diferentes construcciones hasta llegar al actual palacio Papal (siglo XVII). Plaza del pueblo y entrada principal a la residencia Papal.

Castel Gandolfo es célebre porque el Papa tiene aquí su residencia de verano. Los edificios papales gozan de derechos de extraterritorialidad a partir de 1929 con la firma del Tratado de Letrán, fecha en que volvió a ser habitado por los pontífices. En este lugar han fallecido los papas Pío XII en 1958 y Pablo VI en 1978.
Castel Gandolfo ofrece una hermosa panorámica al lago Albano, su naturaleza y su creación.
Rsstaurante en el pueblito Castel Gandolfo. A través del arco se puede ver, al fondo, el lago.Edificio antiguo en Castel Gandolfo. Antiguamente los baños se ubicaban en los balcones de los apartamentos.Tomé esta foto para que vean que no miento.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya vidorra te pegas... yo de mayor quiero ser como tú!!! ja, ja, ja
Angela

Anónimo dijo...

que significado tienen esas casas feas y edificios desbaratados despues de tan magestuoso lago?? jajajjaa
Magela

misuangelo dijo...

Mage,
sí, son edificios viejos, pero tienen el encanto de la antigüedad. Ruinosos como se ven dan testimonios de su historia. Gracias a la rotura de los vidrios pude ver el interior de un baño impensado en un balcón.

Silvita dijo...

Qué hermoso ese lago!
Y qué frío debe dar ducharse en el balcón sin cristales... los habrá roto algún mirahuecos? Pero vaya huecos que necesitaba para mirar!
Besitos de la mustia, lánguida y decadente silvita.

misuangelo dijo...

Silvita,
eso no es me había ocurrido, jajaja.
En el blog no hice referencia a los edificios modernos que tienen la misma tipología. En la foto puede verse uno de ellos con el baño en el balcón pero con una ventana discreta.