martes, 10 de marzo de 2009

Amiga Endocrina

Te escribo para contarte lo que pasó ayer en el barrio de la Tibia. Estaba yo, casualmente, paseando por la línea áspera cuando me tropiezo con el marido de Psoas, la que le puso a su hijo Iliapsoas para combinar el nombre de ella y del marido. Bueno, Ilíaco me saluda muy amable y se me ocurre comentarle que Ischia, su anterior mujer, se había metido en el Acetábulo. Para qué le dije. Allí mismo empezó a hablar pedis de Ischia, la pobre, que si se hace la infraspinata y la fibular cuando todo el mundo sabe que le cogieron el cullum en la cafetería por el tractus iliotibialis. Habló tanto que Condylus saltó a defenderla como un cuboideum. Tremendo articulatio. Ilíaco, que es trapezudo, no se aguantó y le pegó a Condylus un sesamoideo por la facies medialis que lo tiró para la fossa trochanterica y le partió el labium mediale. Pero ahí no paró la cosa. La membrana cruralis se siguió enredando cuando Femur, el del caput longus, se metió para defender a Condylus. Le supranó un soleo a Ilíaco por el margo lateralis que le desbarató la cresta ilíaca que se había hecho en el pelo. Por suerte, para bien de todos, llegaron los gemelli, Anconeus y Humerus y, entre vastus y obliquus, supinaron el maleolo y adductaron el problema. Yo, con mi cara palmar me fui despacito por el rectus abdominis con mi latissimus dorsi, pero qué iba a hacer. Yo no tengo la culpa de que se haya armado esa protuberantia por un processus spinosus, solo porque dije que Ischia se metió en el Acetábulo. Esto te lo tendo, pero mantenlo distal en la bursa porque no quiero que se vuelva un quadriceps y se arme de nuevo el patellae. Porque, niña, no desearía participar en el proceso estiloideo del radio.
Tu cigomático amigo,
Talus

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hijo esto esta mejor que la Croqueta. Claro en este caso; Me podrias prestar el diccionario de Fisiología? o que te parece si me das un masaje mientras me lees el chiste!!

Silvita dijo...

Ay... esta cara la conozco yo! Me reí de nuevo con todos los huesitos, musculitos y tendoncitos. Pienso en el deltoideus, en el triceps... ah, esos brazotes!

Anónimo dijo...

Estupendo!

Jorge Ybarra