domingo, 12 de diciembre de 2010

Grito de desesperación en el Dramaten de Estocolmo

E-Mail recibido por Jorge Ybarra.

12 de diciembre, teatro Dramaten de Estocolmo. Homenaje a Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura 2010. Lo entrevistaron, en español, con traducción simultánea, con preguntas que comenzaron con su novela "La casa verde" -un prostíbulo de su ciudad. A continuación, al igual que con las rondas siguientes de preguntas, un actor u actriz del Dramaten, leyeron páginas hábilmente escogidas para ejemplificar sus palabras. Todo fue bello y emotivo. Cuando amainaron los aplausos, casi al final, entre el público se escuchó una voz que decía querer felicitar al maestro en nombre de los latinoamericanos. Esto me dio mala espina (el día anterior, en la librería de la tienda NK, donde hice cola para que firmara mi libro, escuché a un grupo de peruanos decir que algunos de ellos lo acusaban de traidor.) Por suerte Vargas Llosa estuvo todo el tiempo rodeado de guardaespaldas que impedían al público acercarse más de lo debido. En el Dramaten, la voz se hizo visible, era la de un tipo que avanzaba con ímpetu por la rampa que atraviesa el lunetario. Subió al escenario diciendo que quería bailar con Vargas Llosa y con su esposa. Un grupo de personas también comenzó a subir. El tipo impetuoso gritó: SEGUIMOS ESPERANDO POR UNA REVOLUCION. Los agentes de la Seguridad salieron rápidamente entre los telones, tomaron al maestro e, inmediatamente, lo sacaron de escena. Así terminó la función, como la fiesta del Guatao.

1 comentario:

misuangelo dijo...

Este tipo de cosas hablan mucho más de quienenes lo cometen. Si exigen respeto y derechos deben ser capaz de reponder de la misma forma.